viernes, 1 de septiembre de 2017

Déjame un sitio

Hazme sitio. A tu lado, lo más cerca que se te ocurra.
Puedo quedarme dormida asomada al precipicio de tus ojos, sin más vértigo que ver que no es a mi a quien miras.
Pero eso ahora no me importa.

Quiero la comodidad del beso de buenas noches antes de ir al dormir,
el refugio de todos los miedos del día,
los suspiros que diste hoy por mi.

No sé cuánto amor puede caber en esta cama, contigo.
Pero lo que si sé es que podría llegar a morir por custodiarlo.
Deja que ocupe mi sitio, creyendo en ti.
Lo sé, siempre nos perseguirá la sombra de la duda, pero para eso te espero por todas las rendijas de luz.
Hazme sitio, que me gusta como abres las sábanas justo ahí donde quieres que lo ocupe.
Déjame ese ratito de abrazo en el que se me nota lo que te necesito conmigo.
Deja que la luna nos abrace toda la noche, que mis sueños los consigo yo abrazada a ti.

martes, 29 de agosto de 2017

Soy todo corazón

Se me sale el corazón por la boca,
como cuando uno se empacha de algo y tiene que hacerlo salir.
Me rebosa por las comisuras,
se me desborda por el pecho, como si fuera ahora mismo de lo único que estoy hecha.

Me duelen los ojos,
me quema la lengua.
Me asfixio contigo. Tengo todo mi pecho lleno de ti.
Ahora mismo soy volátil.

Cuando escribo no busco la rima, te busco a ti.
Soy el peor lugar que tengo para esconderte. Todo me habla de ti.
Tengo en cada curva de mis rizos
las letras que componen tu nombre y el mío.
Por eso cuando hace viento menos me recojo el pelo, por si acaso tú estás cerca.

En serio, tengo un centrifugado aquí dentro que me dan ganas de volar, de reír,
de correr a tu lado a pegarte y luego a morir abrazados,
después de abrasarnos en besos y caricias.
Me quemo, me quemo de arder, de deseo, de soñar, de pasión,
de futuro, de ventanas, de escaleras que suben, de trampolines sin riesgo.
Ardo de miradas que suben,
de sonrisas que sentencian,
de faldas que revuelan,
de bragas que se caen.
Quemo de cuello hacia arriba y de rodillas hacia abajo.
El resto es humedad infinita.
Ardo si te miro,
si te beso
si te lamo.
Mi pelo huele a humo de tormenta lejana.
Pero la tormenta somos nosotros a punto de romper.
Rómpeme de una vez,
que somos los únicos que sabemos como se monta luego el puzzle.
Que te den.

Mover infiernos

Hemos vuelto a mirarnos "así".
A mí nadie me enamora dos veces seguidas.
Y tú sin mover cielo ni tierra,
has movido todo mi infierno por ti,
sin despertar a los demonios.
Y ahora que no estás,
ya me dirás qué hago yo con todo esto
que ahora me arde dentro.
Los demonios ya han despertado.
No tendremos una vida juntos,
pero sí podemos juntar muchos pequeños momentos juntos.

[ x ]

Porque hemos traspasado de nuevo una línea,
no sé si para saltarla o para tachar algo.

Porque hemos dado un paso hacia delante,
aunque parezca que lo dimos hacia atrás.

Porque es solo nuestro,
aunque quepa en la boca de muchos.

Porque si lo pienso y no te lo digo
es porque lo escribo.

Porque la letra X no es un tachón
es la mejor incógnita para no despejar.

jueves, 13 de julio de 2017

Autoengaño

En cuanto mis alas abiertas notan
el roce de algo,
cambian de rumbo.
A mí que lo único que me las encoge
es cuando vuelvo al nido.

Hoy he recibido el roce de un balazo
y las gotas de la herida 
han escrito el nombre de ella.

Me creo tanto lo que sientes por mí,
lo que sentimos,
lo nuestro a escondidas,
que siento que la engañada soy yo.
Aunque sea ella la que lleva la alianza.
Y tus riendas.

miércoles, 5 de julio de 2017

Volvería

Volvería a nuestra cama
porque fue nuestra en cuanto se nos cayeron los besos por encima.
Volvería a la reconstrucción de recuerdos,
a nuestro cruce de piernas,
a mí pelo enganchado a tus brazos.
Volvería a esperarte en casa,
aunque no fuera nuestra casa,
y no fuera una casa,
y no llegaras,
te esperaría igual.
Volvería para verte lloverme encima
para llevarte la lluvia a la calle.
Volvería al silencio de Goya 
a velarme en el cuarto oscuro,
a doblarme y desdoblarme la piel
y ser papel mojado entre tus dedos.
Volvería a ser princesa que cabalga en tu coche,
y puta en lo alto de tu castillo.
La cenicienta que lleva los zapatos,
pero pierde los pendientes.
Volvería al riesgo de tu portal,
a la cadena perpetua de tu ascensor
a la gloria del décimo piso.
Volvería a que me miraras igual
a qué me vieras otra vez.

Volvería, volvería, volvería...

lunes, 22 de mayo de 2017

Callarás

Creerás que no estuve
y cuando tú creas que abrazo a otro,
será mi almohada con tu perfume y tu cara.
Que mis silencios en tu cabeza,
serán gritos en mi boca.

Diré que me dormí 
y solo pondré el modo avión.
Pero es que yo duermo en una cama de 90,
y tú en una de 150, 
mirando a otra cara y no a una almohada.

Diré que no me duele, 
porque dices que me quieres a mí,
pero con el corazón lleno de pellizcos.

Me haré la simpática para que no lo notes.
Te seguiré el royo 
y dejaré a la sombra mis verdaderos sentimientos.
Ahí mismo dónde has dormido buenas siestas.
Escribir tres "JA" seguidos es la mejor manera de disimularlo.
Y te quedarás tranquilo, como ese niño que pide que le dejen la luz del pasillo encendida para dormir.
Seguiré arrugándome ante tus éxitos,
porque no podré hacer más que dar a un "me gusta"

Te daré las buenas noches y yo me quedaré las malas para mí.
Pero no me iré a dormir.
Analizaré otro puto día 
en el que no hiciste mención alguna 
a mi extraño comportamiento.
Porque solo tú me conoces como nadie.
Callarás.

Y yo moriré otro día más aplastada por tu falta de atención, 
moribunda por otra de tus dosis de indiferencia.
Y callarás.

jueves, 18 de mayo de 2017

Esto

Esta moneda siempre me da cruz.
Creo que el valor lo tiene en la cara oculta de la luna.

Con lo único que juego ahora,
es con las palabras.
Con un te quiero estoy jugando muy poco.
Voy al te odio, que eso da para mucho más.

Tengo una copa 
llena de vacíos dando vueltas,
como esos peces,
buscando una esquina donde girar.

La única esquina que quiero girar,
es la de la calle que me lleva a tu portal.

Y me hago hincapié
en que el único beso que soportaré 
es el de la despedida,
porque es el que me mantendrá vivo 
el recuerdo de todos los que me llevaré
en los bolsillos.

Yo en cambio te dejo
en el cajón de la mesilla de noche,
todos los atardeceres
que he observado junto al mar,
pensando en ti.

Toma, son todo tuyos.
Y yo, yo también.

domingo, 14 de mayo de 2017

Amor o sucedáneo

Me da igual cuánto me quieras,
a mí tu amor me cabe por todo.
Tanto me cabe en el bolsillo trasero de mis vaqueros, como se queda estrecho entre mis costillas.
Me cabe en el dedo anular
o me baila en el meñique.

Nunca sé si tendré que pedir una o dos bolsas en el súper.

Tú amor no me sobra nunca. Nunca.
Al revés. 
Me desborda entre los pechos 
o por el lagrimal.

Lo encuentro y lo busco.
Me asusta si me encuentra
porque siempre lo hace.

Tú amor lo llevo pegado a mi piel,
como esos granos de arena de playa,
que siempre aparecen en cualquier rincón.

Tú amor me mantiene peinado el presente
y desteñido el futuro.
Pero me mantiene.

No cabe en cualquier sitio,
porque no es un amor cualquiera,
pero no se lo deseo a nadie.

Es el que me ha tocado,
porque sé que ya estaba escrito.
Y sino, ya lo hago yo.

lunes, 10 de abril de 2017

Aromas

Dicen que una flor no hace primavera,
pero una sola gota de agua,
sí hace lluvia.
Nunca llueve a gusto de todos,
pero yo si podría llover al tuyo.

Como la primavera de la piel,
que a veces sale a borbotones,
que no todas las personas la saben ver,
tocar,
oler,
sentir...

Tan cerca de la piel, como más allá de ella.
Colándose por los poros más abiertos,
epidermis con secretos que lamer.

Y visualizarme como una flor 
deshojando a otra,
ver cómo me quedo sin pétalos frente a otra,
formando en el aire, el aroma de las ideas que escondemos dentro.

Pues ese, ese aroma,
es a lo que sabe a veces mi piel.